Gastos al comprar una vivienda

Compartir en
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Comprar una vivienda no es una acción que se realice a diario, ni muchos menos. Es más, según los últimos estudios inmobiliarios, a lo largo de nuestra vida lo haremos entre dos o tres veces, lo que conlleva una media de entre quince y veinte años desde una compra a la otra adquisición.

Esto significa que como la diferencia de tiempo de una compra a otra es muy amplia, los temas impositivos, burocráticos y de gastos, por mencionar algunos, cambian y mucho.

Existe una idea generalizada de que cuando compramos cualquier producto, pagamos su precio y lo adquirimos. Sin embargo, en lo que se refiere a una vivienda no es así, es un poco más complejo, pues una vez que se compra o adquiere la casa existen una serie de gastos a los que hay que hacer frente. Y no sólo son gastos después de la compra, sino que también los tendremos antes de que se realice la compraventa, por ejemplo si se solicita una hipoteca.

A continuación, vamos a desglosar los pasos, con sus respectivos gastos, teniendo en cuenta que pediremos una hipoteca:

Lo primero, que ya hemos realizado, es todo el proceso completo de selección de una vivienda que nos ha gustado (es decir, hemos seleccionado la zona, el tamaño, tipo de inmueble… así como mirado bancos, el presupuesto que tenemos, etc.). Tenemos una casa que nos ha gustado y hemos negociado el precio de la misma que es de 140.000 euros. E incluso hemos dejado la vivienda señalizada mediante un contrato de arras, depositando el 10% del valor de la vivienda (14.000 €).

El primer gasto con el que nos encontraremos es la tasación de la vivienda. Para que el banco nos pueda financiar tiene que comprobar que efectivamente esa vivienda que queremos comprar tiene un valor de tasación superior a la cantidad de dinero que nos va a prestar, ya que si no pagamos tienen que cubrir la deuda con la vivienda.

Este coste de tasación depende mucho del banco que elijamos para la financiación, y oscilará entre los 250 y 400 € (para viviendas de un tamaño entre los 40 y 150 m²). Sí la vivienda fuese un chalet unifamiliar o una casa de un tamaño superior, esta cantidad de tasación variará al alza. En algunas circunstancias y casos concretos, algún banco ha asumido el coste de tasación, aunque no es lo habitual.

Una vez tasada la vivienda, (tras una serie de procesos internos del banco y la tasadora para validarlo), el siguiente paso a seguir es el de la notaría.

Antes de ir a la firma ante notario de la compraventa de la vivienda, el banco nos va a realizar una provisión de fondos, en la que tenemos que tener depositado en la cuenta corriente una cuantía con la que hacer frente al pago de la cantidad restante que el banco no financia, (por regla general, suele ser el 20% del valor de la vivienda), así como del pago de los gastos e impuestos, y de los propios honorarios de la gestoría.

Se firma la compra venta de la vivienda y, a partir de aquí la gestoría del banco se encargará de todos los procesos hasta que la vivienda esté a nuestro nombre.

Entre otras cuestiones, se encargará de pagar la escritura de compraventa en la notaría. Este coste suele rondar entre los 650 y 850 € (puede ser mayor dependiendo del valor de la vivienda, número de folios, etc…).

Una vez que han recogido la escritura, hay que presentarla en la hacienda local, (en el caso de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, se hace en la Delegación de Hacienda de la Junta de Castilla y León) para pagar el Impuesto de Trasmisiones Patrimoniales (ITP). Este impuesto depende de cada Comunidad Autónoma y oscila entre el 4% y el 10%. Por otro lado, conviene destacar, que existen unas reducciones de este impuesto (ITP), siempre y cuando se cumplan unas condiciones determinadas, que explicaremos en otra entrada de este blog.

Una vez liquidado el impuesto y con la escritura sellada por la Administración correspondiente, podemos presentarla en el Registro de la Propiedad, donde hará el registro de la vivienda a nuestro nombre. El coste de esta inscripción oscila entre los 250 y 400 €, dependiendo del valor de dicha vivienda.

Y para finalizar, el último gasto es de la gestoría del banco, (que se ha encargado de realizar todos estos trámites). Este gasto va a depender mucho del banco con el que se realice la hipoteca, pero suele oscilar entre los 300 € y 600 €.

De forma esquemática y en orden cronológico, realizamos un resumen de todos los gastos:

  • Tasación de la vivienda (250 / 400 €).
  • Notaría (pago de la escritura) (650 / 850 €).
  • Impuesto de Trasmisiones Patrimoniales (ITP) (en función de cada Comunidad Autónoma) (4% / 10% ).
  • Registro de la Propiedad (inscripción a nuestro nombre de la vivienda) (250 € / 400 €).
  • Honorarios de Gestoría (en función de cada banco, entre 300/ 600 €)
Compartir en
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

¡Apúntate a mi newsletter!

Recibe mis últimos artículos, podcast y otros contenidos interesantes y actuales sobre el sector inmobiliario directamente en tu correo electrónico.

Deja un comentario

¿Comprar antes de vender?

Cuando disponemos de una vivienda, y por algún motivo queremos venderla para comprar otra, -ya sea porque se nos ha quedado pequeña o grande, o

¿Cómo funcionan los portales inmobiliarios?

El funcionamiento de los portales inmobiliarios Los acreditados y conocidos portales inmobiliarios son uno de los métodos más usados para la promoción de una vivienda

Tengo miedo a alquilar mi piso

Un tema de actualidad en el sector inmobiliario es el elevado número de personas que siente pánico de alquilar una vivienda y por ello se

¿Te ayudo a vender o alquilar tu casa?

Ponte en contacto conmigo y encontraremos la mejor manera de hacerlo

× ¿Puedo ayudarte?