Alquilar mi piso y dormir tranquilo

Compartir en
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Uno de los mayores miedos que tienen las personas que no están habituadas a alquilar una vivienda o que están acostumbradas pero que lo hacen con viviendas que no las compraron para ese fin, es que destrocen la casa o que no paguen los inquilinos.

Lógicamente cualquiera que está alquilando un producto tiene miedo a que se lo destrocen, o por lo menos que no lo cuiden de una forma correcta. Pero si se hacen las cosas bien, no hay que temer por ello.

Lo primero que hay que tener claro es que cuanto mejor entreguemos el producto, en este caso una vivienda, mayores filtros podremos poner ya que tendremos más posibles inquilinos potenciales interesados y, en consecuencia, se podrá elegir a la persona o las personas que queremos que vivan en nuestra casa.

Otro aspecto fundamental que hay que tener en cuenta y no se puede olvidar es que la persona que decide quién va a vivir en la casa no es el inquilino sino su propietario. Es decir, si yo tengo una vivienda en alquiler y hay alguien que está interesado, no tengo porque alquilárselo si no me siento del todo convencido, ni seguro de que vaya a cuidar bien la vivienda o vaya a tener solvencia para poder pagar todas las mensualidades.

Está demostrado que en la mayoría de los casos, cuando un particular pretende alquilar su vivienda, la primera persona que dice al propietario que está interesado en quedárselo y se lo deja reservado es el nuevo inquilino. Esto es uno de los mayores errores que se puede cometer como propietario de la vivienda, ya que ni siquiera hemos preguntado para quién va a ser la casa, dónde trabaja, qué tipo de contrato tiene, etc. Esto es lógico y normal, ya que no son gente que se dediquen a ello y les suele dar incluso hasta vergüenza pedir una cierta documentación básica, como puede ser el documento de identidad, el contrato de trabajo y las últimas nóminas.

Como en todos los aspectos, cuando se lleva tiempo tratando con personas hay ciertos comportamientos o reacciones que van dando pistas de cómo pueden ser los inquilinos.  En primer lugar, antes de ir a ver una vivienda hay que preguntar cosas sencillas pero que van a ser decisivas en que finalmente se visite o no. Por mencionar algunos ejemplos básicos, si como propietario no quiero que haya animales en la vivienda tengo que decirlo antes de que los futuros inquilinos vayan a visitarla, para que nadie pierda su tiempo. O si es el caso de que no se quiere alquilar el piso a estudiantes, y quien llama tiene una voz juvenil hay que informar de que no se quiere alquilar a estudiantes.

En la propia visita, el hecho de como ven la vivienda da pistas de como van a ser como inquilinos y después de ello a las personas que les interesa hay que pedirles la documentación necesaria y el simple hecho de cómo la envían  también da pistas de como es el posible inquilino.

Haciendo esto, lo más probable es que el inquilino salga bueno, pero si aún se quiere tener mayor seguridad y dormir más tranquilo, lo que hay que hacer es un seguro de protección de pagos. Hay muchas compañías que están especializadas en este tipo de seguros, de las más conocidas en el mercado los hacen todas.

Dicho seguro, por regla general, tiene una serie de coberturas básicas que aseguran el pago y el desahucio en caso de que no paguen y no se quieran marchar. Además, este tipo de seguros garantizan el pago de las rentas hasta un año, los costes judiciales del desahucio, una cuantía de desperfectos e incluso el pago de los suministros (aunque estos deberían de estar puestos a nombre del inquilino para evitar males mayores).

El coste (dependiendo de las coberturas y de las compañías) suele rondar el 4 % de la renta anual. Por ejemplo, en un alquiler de 500 € mensuales, el importe anual sería de 6.000  € (500 €x12 meses= 6.000 € anuales)  y el coste del seguro sería alrededor de 240 € anuales.

A partir de aquí ya cada uno decidirá lo que quiere hacer, si quiere dormir más tranquilo haciendo un seguro o si prefiere hacer un buen filtro o un mix de ambos.

Por último añadir, que si necesitas más información de cómo hacer unos buenos filtros en la selección del futuro inquilino de tu vivienda, ponte en contacto conmigo y te informaré para que evites riesgos.

Compartir en
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

¡Apúntate a mi newsletter!

Recibe mis últimos artículos, podcast y otros contenidos interesantes y actuales sobre el sector inmobiliario directamente en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Cómo maximizar la venta de mi vivienda

Maximizar la venta de mi vivienda. Todas las personas que quieren vender una propiedad se encuentran con el miedo de venderla por menos dinero. Dentro

¿Que tipos de compradores hay?

En este artículo nos vamos a centrar en el perfil de compradores que existe en el mercado, -sin entrar a valorar ninguna otra cuestión como

¿Cómo funcionan los portales inmobiliarios?

El funcionamiento de los portales inmobiliarios Los acreditados y conocidos portales inmobiliarios son uno de los métodos más usados para la promoción de una vivienda

¿Te ayudo a vender o alquilar tu casa?

Ponte en contacto conmigo y encontraremos la mejor manera de hacerlo

× ¿Puedo ayudarte?